Andrea Sacchi Caldara

Prólogo

Quién es
Andrea
Comprá la
versión en PDF
Comprá la
versión en
PAPEL

Esta antología se gestó en medio de un importante proceso de lucha. Es el resultado del 1° Certamen de Narrativa Inquilina “La voz de los inquilinos y las inquilinas no debe ser el mercado inmobiliario”, que tuvo lugar a mediados de 2019. Fue impulsado por La Asociación Civil Inquilinos Agrupados junto con la Revista Crisis y el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS).

 

   Su objetivo principal fue la construcción de una voz para un sector históricamente silenciado e invisibilizado de nuestra sociedad a través de la escritura de pequeños textos que reflejen nuestra condición, experiencias, anhelos y reflexiones. En estos podemos encontrar variedad de historias y cuentos que tienen un denominador común, y que reflejan una problemática que, aún hoy, vivimos.

 

   Esta antología creció al calor de la tan esperada Ley de Alquileres –ley 27551–, que fue sancionada casi un año después de este certamen, por lo que la coyuntura era otra. No creemos haber cantado victoria, más bien hemos dado un paso importante y clave en materia de derechos y visibilidad. La historia, hoy, no es tan diferente. Sabemos que las leyes vienen después, luego de que las cosas suceden, porque parten de las luchas, de la experiencia y las vivencias. Y sabemos, también, que se requiere de todxs para hacerlas cumplir. Sería imposible de manera individual; se trata de un trabajo colectivo, en el que Inquilinos Agrupados opera como base e impulsor para construir un nuevo colectivo que represente, agrupe y manifieste lo que nos sucede a las personas que necesitamos alquilar en la Argentina.

 

   Sabemos que no a todxs lxs afecta de la misma manera. A cada sector de nuestra sociedad, que ha sido olvidado y maltratado, se le suma este peso difícil de sostener por su cuenta. Mujeres y familias con hijxs a cargo, personas con bajos o nulos ingresos, con trabajos precarizados, disidencias discriminadas, criminalizadas, son quienes sufren más los avatares del acceso a un techo. Los intereses en juego alrededor de las tierras y los negocios que se tejen a partir de ellos, siguen su curso. Operan subrepticiamente, se arrastran por debajo de lo que a primera vista puede parecer un enfrentamiento entre privados: propietarixs vs inquilinxs. No nos dejemos engañar, esa no es la lucha que damos. Por eso, el arte y la cultura se hacen presentes. Porque la cultura la construimos día a día y, si no nos representa, la podemos cambiar. Lo habitacional también es político.

 

   Construir una voz desde la multiplicidad siempre es un desafío y, en este caso, es también una necesidad. Como todo lo que se arma desde las bases, implica unión de voluntades, esfuerzos y motores que se alimentan a pulmón de quienes le ponen cuerpo y vida a la causa.

 

   Esta antología no escapa a esa lógica. Hubo dimes y diretes así como diferencias de criterio a la hora de avanzar hacia el objetivo. La clave está en el movimiento y en el acuerdo colectivo de hacia dónde, cómo y por dónde transitar.

   Aquí hubo mucho de eso y cada parte puso de lo suyo para avanzar en pos de un objetivo común. Tal vez lxs lectorxs no lo sepan, mas la editorial que reúne y cura los textos que se leen a continuación hace su trabajo de corazón y desde la potencia del deseo, ese que mueve montañas o sabe cómo abrirse camino hacia ellas. En este caso, la montaña son esos ojos y corazones que reciben el libro objeto, resultado final de un trabajo enorme. Funesiana se propuso humilde y desinteresadamente regalar uno de los premios del concurso mencionado más arriba: que lxs ganadorxs del mismo formaran parte de una antología inquilina para agrupar voces que expresan, de primera mano, una problemática presente en nuestros días: el derecho humano a una vivienda digna.
 
Esta antología es, sin dudas, un libro infaltable para quienes –todxs– se interesen por la temática. Se trata de la oportunidad única, hasta hoy, de encontrarse, en primera persona, con quienes vivimos cotidianamente la problemática habitacional, que más que un derecho humano parece el sufrimiento de lxs que no solo no tienen voz sino tampoco techo ni lugar para habitar y construir su vida.

 

Andrea Sacchi Caldara

 
andrea_sacchi_caldara.jpg

Nació en enero de 1986. Nutre su pasión por las letras y los discursos desde muy temprana edad. Es así como llegó a la carrera de Sociología de la Universidad de Buenos Aires, sin la cual no sería quien es. Trabajadora de la Cultura y el esoterismo, reparte sus días entre libros, danzas, cantos y escritura. Participó de talleres literarios en su adolescencia y, más adelante, de otros dictados por la Asociación Psicoanalítica Argentina. Actualmente, transita su formación en Astrología. Le gusta percibirse como “proceso constante”. Mueve cuerpa y alma desde el ecofeminismo. Publicó su primer libro, El Antídoto de la Cobra, por Funesiana.